Basado en hechos reales

“Erase una vez una abuelita a la que llamaremos Paquita que vivía en su casita. Paquita era aficionada a ir a caminar 1h al día y realizar aquagym 3 veces por semana.

Un día Paquita estaba tranquila en su casita cuando de pronto sonó el teléfono.

-¿Quien es?- Preguntó Paquita.

– ¿Es usted la Sr. Paquita?- Preguntó el malvado lobo.

– Si – respondió la abuelita, frunciendo la frente.

– Verá, le llamo para ofrecerle una sesión gratuita de nuestra supermegagenial máquina que quita el dolor. Y no tiene que pagar nada por ello, solo decirme a que hora la puedo ir a ver.

La abuelita más lista que el hambre le respondió alto y claro:

– Mire usted, yo no tengo dolor.

A lo que el malvado lobo sabiendo que se iba a quedar sin presa dijo:

– Pero con la edad que tiene usted seguro que tiene artrosis y le duele algo.

Image

Lo que el malvado lobo no sabía era que caperucita iría a ver a la abuelita al día siguiente. También desconocía que caperucita era fisioterapeuta y que había tenido suerte que la memoria de la abuelita era selectiva y esta había decidido olvidar  para que empresa trabajaba el lobo. Porque sino el final de este cuento sería otro que la indignación plasmada en una entrada de este blog”

FIN

Anuncios