No recuerdo bien bien cuando ni como fue la conversación pero Cristina en uno de los encuentro de instagramers* me contó una historia que me sonaba un poco familiar, así que la invité a participar en el blog y muy amablemente me ha pasado el siguiente texto del cual no he tocado siquiera una coma.

Como nota subjetiva solo diré… ¡que me encantan las dos últimas preguntas!

Muchisimas gracias Cristina! 

Hace unos días sufrí un episodio de vértigo debido a las cervicales y hablando con una amiga me sugirió hacer sesiones de fisioterapia para aliviar la zona. La verdad es que no tengo mucha experiencia en fisioterapia pero las veces que la he necesitado tengo la opinión de que no me han servido de mucho.

Siempre he utilizado mi mutua para hacer la rehabilitación y todas las sesiones son iguales (independientemente de la parte del cuerpo que me han tratado) primero me pasan por la zona afectada una máquina con un gel que dicen que es antiinflamatorio, luego me pasan corrientes y los últimos 2-5 minutos me hacen un masaje.

Yo no entiendo absolutamente nada en fisioterapia pero sí sé que voy a sesión tras sesión y raras veces me solucionan el problema.

Hace ya un par de veranos me diagnosticaron fascitis plantar en los dos pies (con espolón en uno de ellos). Apenas podía andar y fui a hacer rehabilitación y me encontré que por la mutua sólo te pueden tratar una sola parte del cuerpo, es decir, que me dolían los dos pies pero solo me podían tratar uno, que escogiera cual!!!

En fin, hablando con mi amiga me comentó que por la mutua los fisioterapeutas cobran muy poco por cada sesión y por eso no es lo mismo una rehabilitación a través de la mutua que por privado pero… ¿y los pacientes? ¿Qué culpa tienen de eso? 

 

*[los que me conocéis un poquito ya debéis saber que me gusta la red social de Instagram casi tanto como la de Twitter]

 

Un abrazo,

Irene

Anuncios